Cambiar ¿Es opcional?

Por: Armando Villa

Tiempo de lectura: 3 minutos


Hace algunos años, cuando estaba por comenzar un proyecto nuevo para otorgar créditos en una organización, durante la fase de selección del equipo de trabajo, tuvimos que elegir entre colaboradores con poca experiencia en el negocio, sin embargo, contaban con tener la actitud de mejorar la operación en el sistema actual, ya que constantemente se quejaban de que era inoperable.

 

Uno de ellos me comentó lo siguiente “tengo miedo de estar en este proyecto, ya que si fracasamos perderé mi trabajo. Además de que no tengo experiencia ni tiempo para realizarlo”. A lo cual contesté: “Toño, yo he participado en varios proyectos para diferentes industrias como Retail, Puntos de Venta, Planeación y Presupuestos, Tesorería, Recursos Humanos, entre otros; Todos y cada uno de ellos, han tenido alguna complicación durante la implementación. Puedo decirte con toda certeza que nuestro proyecto no será la excepción, esto también es nuevo para mí, pero te aseguro que lejos de perjudicarte será una herramienta para ti para adquirir nueva experiencia, conocimiento y volverte un referente dentro de la compañía para este proceso y sistema que vamos a mejorar, confío en ti para establecer un antes y un después de este proyecto y me gusta que tengas miedo, porque será lo que te mantenga enfocado cuando lo estés intentando”.

Tres meses después de la implementación del proyecto, pasó de ser el contador de una filial del grupo, a ser el contralor de tres empresas del grupo. Así las cosas…

Es fácil para muchos decir: “no es necesario cambiar” o “no se puede cambiar”, ya que los resultados son suficientes o siempre se ha trabajado de la misma manera para cumplir con las expectativas de la organización, además de que la cantidad de trabajo no permite implementar nuevos proyectos. (Indicador de resistencia al cambio)

 

Pero los cambios siempre dan una oportunidad para mejorar, para eficientizar los recursos, para crecer personal y profesionalmente, para optimizar nuestro tiempo laboral. Pero tienes que trabajar, que estudiar, que desvelarte y sobre todo hay que estar convencido de lo que estas definiendo e implementando es lo mejor para la compañía, en el camino tendrás que lidiar con opositores al proyecto, con patrocinadores exigentes, pero también con usuarios que están dispuestos a escucharte y a seguirte.

Si ya disté tu primer paso para reconocer que las cosas pueden cambiar, que tu sistema puede mejorar; si ya identificaste que hay nuevas herramientas de tecnología que te pueden apoyar en optimizar la rentabilidad de tu negocio, mejorando tu análisis de información y que estas herramientas pueden ser flexibles a los nuevos retos o contratiempos que en el camino se pudieran presentar, si estás dispuesto a salir de tu zona de confort, te felicito,  eres de las personas exitosas que hacen que las cosas sucedan, por eso la empresa confía en ti.

Ahora elige los recursos internos adecuados para la implementación del proyecto, apóyate en una casa consultora con experiencia en implementaciones similares a tu necesidad y asegura el éxito de tu proyecto, Recuerda: Siempre hay algo que mejorar.

Las organizaciones que no cambian o no se adaptan a los nuevos retos del presente, están condenados a fracasar, desafortunadamente ejemplos hay muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *