¿Sabías esto del agua?

Por: Alejandra Vizzuett

Tiempo de lectura: 3 minutos


Cuando compras algo, pocas veces nos detenemos a pensar en el proceso que pasó para que llegara a nuestras manos; este proceso aumenta si lo que compramos proviene de otro país. Podemos ser conscientes de todo lo que se requiere, pero no en su totalidad. Por ejemplo, ¿sabías que, para elaborar una playera de algodón, se necesitan 2,700 litros de agua? Estos 2,700 litros de agua no los vemos físicamente en la playera, pero por ejemplo, se ocupan agua de riego, agua de lluvia, agua para diluir fertilizantes, agua para el blanqueamiento de tela y agua para teñirla.

Fuente: Google Images

 

Por esto es que normalmente nos insisten en que tengamos un uso correcto del agua y nos dan tips de cómo lograrlo. Pero empecemos por lo primero, el acceso al agua “directa” que tenemos, sólo es el 4% del total del agua que se requiere. Es decir, el agua que vemos, como la de la llave, la que usamos para lavar las manos, los platos, la ropa o la casa.  El otro 96% consiste en el agua que se necesita para generar, producir y transportar todos los productos que necesitamos (o no) en nuestra vida. A esta agua se le conoce como “Agua Virtual” (AV). Y para medirlo, se requiere un proceso mucho más elaborado y hoy hablaremos de eso.

 

Para comenzar, necesitamos definir la “Huella Hídrica” (HH). Según la página agua.org, se define como “un indicador de toda el agua que utilizamos en nuestra vida diaria; para producir nuestra comida, en procesos industriales y generación de energía, así como la que ensuciamos y contaminamos a través de esos mismos procesos”.

La HH se “mide” considerando estos tres tipos de agua:

Agua azul: Es toda el agua que se encuentra en cuerpos de agua superficiales. Cuando el agua es tomada y devuelta intacta al mismo lugar, no se considera para la HH.

Agua verde: Este tipo de agua se utiliza en la agricultura y producción forestal, ya que es el agua de lluvia que se almacena en el suelo como humedad.

Agua gris: Es el agua contaminada en todo el proceso, aunque considera el porcentaje de agua que se necesita para asimilar los contaminantes.

 

Para medir la HH se necesitan tres factores: consumo doméstico de los recursos hídricos, menos las exportaciones de agua virtual, más las importaciones de agua virtual.

Pongamos un ejemplo:

Para obtener 1 kg de azúcar se requieren 1,500 litros de agua.

La caña de azúcar consume 220 mil millones de metros cúbicos de agua al año, esto equivale al 3.4% del consumo mundial de agua de producción agrícola.

Hay productos que México exporta con más agua virtual, en 2006 fueron los frutos comestibles, las legumbres, hortalizas y carnes. México tiene la HH octava mayor en el mundo, esto por el tamaño de la población y la mayor parte consiste principalmente en productos alimentarios y bebidas, después en otros productos agropecuarios como pieles o algodón, después consumo doméstico y al final productos industriales.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos por reducir la HH?

Empecemos por ser más conscientes de las decisiones que tomamos a diario. Pueden parecer pequeñas considerando un panorama mundial, pero si todos lo hacemos, aunque sea con un granito de arena ese pequeño esfuerzo haría que crezca una gran bola de nieve de acciones positivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *